• +34 647 94 59 65
  • info@yogando.es
  • C/ Francisco Alonso, nº 35
    Elda, Alicante, ES

Ejercicios para el psoas

24 Marzo 2021 by Noticias 32 Views
Valora este artículo
(0 votos)
El psoas es un músculo insignia del cuerpo humano. Cuando no está lo suficientemente estirado puede causar problemas por el mal funcionamiento. Esto puede manifestarse con un dolor de espalda, pero también puede llegar a interrumpir el movimiento de las caderas, y afectar la zona lumbar. Estructura anatómica del músculo psoas El psoas grande o psoas mayor está unido a las vértebras lumbares y la primera vértebra dorsal en su parte superior; y al hueso del fémur (trocánter pequeño), en su parte inferior. De hecho, éstos son los únicos músculos que conectan la columna vertebral con las piernas y los que permiten flexionar la parte inferior del cuerpo. El pequeño psoas o psoas menor está al frente de su hermano mayor, pero tiene la particularidad de estar presente sólo en el 60% de las personas. Desafortunadamente, no se conoce con certeza el motivo de la presencia o ausencia de este músculo en algunas personas. Tampoco las consecuencias que esto puede tener, pero puede que influya en la flexibilidad y en el riesgo de lesiones. Una deficiencia en el psoas puede llevar a falta de flexibilidad y dolores en la espalda Estos músculos conforman la parte posterior del cinturón abdominal. Funcionamiento estructural del psoas El funcionamiento del psoas afecta la movilidad, el equilibrio estructural, la función articular, la flexibilidad y mucho más. El psoas te permite doblar las caderas y las piernas hacia el pecho, por ejemplo, como el movimiento que haces al subir las escaleras. También interviene al mover la pierna hacia adelante cuando caminas o corres; y es responsable de flexionar tu cuerpo hacia adelante en el intento por agacharte. Además, se encarga de estabilizar todo el tronco en una posición sentada y de mantener recta la columna vertebral cuando estás parado o caminando. Este músculo interviene, incluso, en la función celular, estimulando la entrada y salida de la sangre en las células. Funcionamiento psicológico o emocional del psoas Fortalecer el psoas es importante, no sólo para tu bienestar estructural, como lo acabamos de ver, sino también para tu bienestar psicológicodebido a su conexión con la respiración. El diafragma y los músculos del psoas están conectados por una fascia, un sistema de tejido que también conecta los otros músculos de la cadera. Estas conexiones están relacionadas con tu respiración y tu capacidad para desplazarte. Además, interviene y se contrae cuando te emocionas, es decir, cuando sientes temor o euforia de manera extendida. ¿Cuándo ocurre la contracción de músculo psoas? El psoas reacciona enormemente al estrés emocional. Por eso, en esos casos, se contrae constantemente. También, el psoas puede contraerse: • Cuando estás sentado por largos periodos de tiempo • Al correr o caminar excesivamente • Si duermes en posición fetal • Cuando haces muchos abdominales Todas estas situaciones o posturas no significan necesariamente que debes estirar automáticamente tu psoas si tienes dolor en la parte frontal de la cadera. En realidad, dependiendo de tu situación, estirar tus músculos psoas puede causarte más daños que beneficios. Permanecer mucho tiempo sentado, como en un trabajo de oficina, puede causar una contracción del psoas La clave es conocer la condición de tu músculo psoas para saber si requieres de más estiramiento en caso de que esté contraído o, por el contrario, de un programa para fortalecerlo, en caso de que el músculo esté muy estirado o debilitado.